La autorización para desmontar la canalización está en poder de la empresa y el Ayuntamiento desde la semana pasada, pero la alcaldesa lo ha negado

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento Luis Salaya ha acusado a Elena Nevado de mentir deliberadamente sobre la paralización de la obra de Alzapiernas y de dejar abandonados a los comerciantes de la zona, ya que la autorización para desmontar la canalización está en poder de la empresa y del Ayuntamiento desde la semana pasada,  y a pesar de ello lo ha negado en varias ocasiones.

Es intolerable, indica Salaya, “que la alcaldesa mienta a sabiendas sobre Alzapiernas para intentar tapar la única verdad, que Alzapiernas estará cerrada en Semana Santa por su incapacidad de gestión, y que ha dejado abandonado a los comerciantes de la zona, con los perjuicios económicos que els está suponiendo”. 

Salaya recuerda que la obra se inició sin seguimiento arqueológico, “y la empresa los solicitó una semana después de empezar sin que el Ayuntamiento dijera absolutamente nada. A pesar de ello, en una semana la Junta de Extremadura había tramitado el Plan de Seguimiento”. 

Tras la aparición de la canalización “la empresa debe presentar un plan de protección y desmonte que se realiza el día 25 de febrero, y el día 6 de marzo el Director General de Patrimonio firma la autorización”, explica el portavoz, “y a pesar de conocerlo, tenemos que soportar las mentiras de la alcaldesa, que el día 7 aún sigue exigiendo que se firme la autorización cuando sabía que ya estaba hecho”. 

Y lo que es peor, añade, “ayer mismo tuvimos que soportar que volviera a mentir, bien por desconocimiento del proceso administrativo o bien por su incapacidad, lo que no sabemos que es más grave”. 

La obligación de la Junta es comunicárselo a la empresa, no al ayuntamiento, “y consideramos que alguien que lleva 8 años en la Alcaldía debería conocer este procedimiento, lo que nos lleva a pensar que ha estado mintiendo deliberadamente”.

Pero aún así, “el concejal de obras y la empresa tienen esta autorización desde la semana pasada y la obra sigue paralizada, lo que está siendo y va a ser gravísimo para los comerciantes, ya que esta calle es una de las principales entradas de los turistas que llegan a la ciudad”.

“Elena Nevado ha dejado abandonados a los comerciantes de la zona, ni hace el seguimiento de la obra ni exige a la empresa que la reanude, su único interés está siendo utilizarla como un arma arrojadiza contra la Junta porque sabe que no va a cumplir y que en Semana Santa no estará abierta la calle. Cáceres no merece una alcaldesa que mienta y abandone a los comerciantes”, concluye Salaya.