La mala gestión del equipo de Gobierno está causando un grave daño económico para los empresarios, con pérdidas de empleo

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento Luis Salaya exige responsabilidades a Elena Nevado ante el desastre sin paliativos de la gestión de las obras de Alzapiernas, Parras y su entorno, que está causando un daño económico de graves consecuencias para los empresarios “así como un caos que están sufriendo los cacereños que es ya irremediable, pero a día de hoy nadie asume responsabilidades ante una situación caótica”.

Salaya recuerda que la obra se inició sin seguimiento arqueológico, “algo que nos parece muy grave en una Ciudad Patrimonio de la Humanidad, y con unos pliegos que ya incluían la posibilidad de que aparecieran restos”, y la empresa lo solicitó a la Junta una semana después de comenzar, “sin que el Ayuntamiento haya tomado ni una sola medida”

Tras la aparición de la primera canalización, indica Salaya, “se solventó de forma rápida por parte de Patrimonio, dando autorización para su desmonte en una semana, a pesar de las mentiras de la alcaldesa para no querer  asumir sus errores”

Y tras la aparición de una nueva canalización, añade, “asunto que se ha resuelto en horas el pasado viernes, la obra sigue parada sin que desde el equipo de Gobierno nadie diga nada ni asuma las responsabilidades del grave daño que está causando a los empresarios y las molestias que supone para los vecinos”.

Unas consecuencias económicas muy graves, destaca el portavoz, “ya que según han indicado los propios empresarios acumulan pérdidas del más del 80% der su facturación en estas fechas y se han visto obligados a despedir trabajadores porque no pueden hacer frente a las nóminas”.

Desde el Grupo Socialista nos preguntamos donde están las ayudas que anunció la alcaldesa, “y mientras tanto la calle sigue cerrad al tráfico y se agotan los días” y estamos próximos a fechas de gran afluencia de turistas como la Semana santa, “y en lugar de trabajar para solucionar los problemas, sólo se les ocurre la chapuza de la rampa provisional”.

Por todo ello, indica el portavoz, “vamos a pedir explicaciones en la comisión de Fomento del jueves, porque no hay coordinación, la gestión de las obras está un caos, y lo están pagando los cacereños y sobre todo los empresarios, además de la imagen que se da ante los turistas al ser el acceso a la ciudad monumental”.

“Elena Evado debe dar explicaciones, pedir perdón y que alguien asuma responsabilidades. No hay nadie al timón del barco del Ayuntamiento de Cáceres, con un equipo de gobierno en descomposición cuyos errores están pagando los cacereños y cacereñas”, concluye Salaya.